lunes, 20 de junio de 2011

PARTE 2: El absurdo en las políticas de Amazon/Kindle para libros electrónicos

De la discusión anterior sobre este mismo tema, se desprende una conclusión para muchos: Amazon y su pretendido monopolio es una amenaza para la diversidad y variedad de los libros, y sus posibilidades de divulgación. Es cierto.

Yo, en cambio, veo más bien que la peor amenaza de Amazon son ellos mismos. De todos los problemas que mencioné en la entrada anterior, se debe agregar, por mucho, el desastre de su web en la parte de sus libros para español de Kindle.

Por ejemplo, hace unas semanas incluí algunas obras, clásicos universales en dicha colección, tanteando para medir el resultado. ¡Un desastre! Me explico:

Subí "La República" de Platón, que no encontré en una búsqueda previa, en una edición que obtuve escaneada, sin revisión alguna, de tal manera que me avoqué a darle una dedicada revisión ortográfica y adaptación morfo-sintáctica (que no es infalible) para subirlo al famoso Amazon. Mi sorpresa: cuando estuvo publicado me encontré con que había otra edición del mismo libro, con una portada distinta (hice portadas para mis libros con una identidad común, la de Debrús Producciones) y que tenía ya revisiones ("reviews") de otras personas, entre ellas unas que hablaban pestes de la edición. Pero no acaba ahí el tema, resulta que además esas revisiones las ponían a mi libro; es decir, mi versión publicada en mayo con revisiones del 2009, por ejemplo. Eso solo es muestra de un desastre a nivel de la plataforma web que usan.

El caso anterior aplica también para otros libros como "Los miserables" de Víctor Hugo y "Cuentos de amor, de locura y de muerte" de Quiroga. Lo positivo de aquello es que, según parece, si un libro tiene "reviews" cuenta con más posibilidades de ubicarse en las búsquedas o en sitios ventajosos de visibilidad.

No obstante, luego de analizar bien el motor de búsqueda de Amazon, de hacer varias búsquedas sencillas de mis libros -meses después-, aún siguen invisibles en ese motor. Los libros ticos, por ejemplo, no han sido "indexados"; de tal manera que si un tico llega a buscar los libros ticos le va a tocar duro encontrar alguno porque, además de que no hay y soy el primero en ponerlos a disposición del Kindle, en las búsquedas le será difícil encontrarlos.

Todas estas observaciones he realizado al servicio de atención al cliente (call centers), pero siempre me responden con "copy paste", nada de servicio personalizado para el editor y eso solo desestimula la publicación de nuevos libros.

Ahora bien, si usted tiene un libro y quiere publicarlo en Amazon qué le espera. Complicaciones y más complicaciones, que estoicamente -sin modestia alguna- he tenido ir solventando. Por eso monté mi propia plataforma en CulturaCR, con el propósito de promover los libros desde Costa Rica y usar la plataforma de compras de Amazon y su extendido Kindle; no obstante, luego me encontré con el absurdo de que según ellos los libros ticos clásicos -de dominio público- no se pueden vender en Costa Rica, ¡vaya tontería! Una piedra detrás de otra.

El autor actual, contemporáneo, no tiene este problema. Con mi libro "Sexualoscopio" no he encontrado ningún problema, excepto que ni pelota le dan a los libros en español en los buscadores, y que los ticos aún no usan Kindle ni quieren leer, o bien que mi libro no les provoca a los lectores ticos; aunque quienes lo han comprado se han sentido contentos y satisfechos por la lectura: 

"¡Buenísimo! Me encanta el uso de cuentos urbanos muy ticos y muy modernos. Se siente muy natural el uso del "slang" moderno de los ticos pero sin caer en la falta de cultura", comentó Antonio Cañas en mi Facebook. 

"Altamente recomendado! Reitero mi recomendación a todos de comprar el libro de Geovanny. No hay que tener Kindle, se puede bajar la aplicación y leerlo en PC, Mac, Ipad, etc. Una colección de historias interesante, que capta muy bien una parte de San José que a veces queremos olvidar", dijo también Jorge Cornick en Facebook.

El otro tema que afecta a Amazon es la calidad de sus libros, los revisores -para salir del trabajo rápido- no entran a valorar cuestiones de edición, ortográficas, gramaticales ni afines, no les importa; en consencuencia, son miles los libros que se publican de inferior calidad, con textos de inferior calidad y ediciones de pésima calidad. Miles asisten a temas de sexo, violencia y similares, exacerbados, para lograr ventas; en detrimento de los compradores, que se desencantan y se alejan.

En extensión, como podemos ver, Amazon se afecta a sí misma, hace rato pudo haber mejorado su edición en español, y mejorar sus condiciones para editores buenos, y quizás entonces uno puede preguntarse: ¿falta una plataforma de venta de libros electrónicos en Costa Rica? ¿Se han retrasado las editoriales ticas grandes en este urgente paso, mientras siguen intentando el libro impreso?

Lea la primera parte aquí