viernes, 17 de junio de 2011

El absurdo en las políticas de Amazon/KIndle para libros electrónicos

Como un monopolio que presenta una estructura administrativa deficiente, basada no en el conocimiento, sino en normativas estrictas e inflexibles que no entienden ni la Ley ni la situación real de un tema, así se presenta Amazon en sus políticas para la aceptación y venta de sus libros electrónicos para Kindle.

Desde hace dos meses vengo tratando de montar una plataforma de libros costarricenses, clásicos de dominio público, que en Costa Rica todos los editores saben que son de dominio público, excepto Amazon. De la manera más arbitraria e incoherente, con call centers obtusos, ocupados por chamacos que saben hablar inglés, pero nada de edición y mucho menos de propiedad intelectual y derechos de autor, y que solo saben dar copiar y pegar a mensajes prefabricados para responder los "Amazon Inquiry", te bloquean y rechazan libros y aplican "políticas" contradictorias.

Desde que Costa Rica aprobó el TLC con EE.UU. y CA, incluso antes con nuestra Ley de Derechos de Autor previa, todos los editores saben en Costa Rica que la Ley establece que para que un libro sea de dominio público debe tener más de 70 años después de la muerte del autor. Todos lo saben, menos Amazon/Kindle.

En los últimos días el absurdo y la estupidez de Amazon llegó a su límite, cuando descubrí que en 3 de los 4 clásicos de dominio público que tengo publicados, no se pueden comprar en Costa Rica, no están disponibles (not currently available), porque según la gigante de las ventas "no tienen garantía de que en este país el libro sea de dominio público". Les escribí explicándoles en detalle amplio el por qué cada libro sí es de dominio público (Cuentos de mi tía Panchita, por ejemplo, que en Costa Rica tiene varias ediciones con diferentes editoriales) y la respuesta de "copy and paste" fue la siguiente:

"We’ve reviewed your titles and we’ve made it available for sale in the countries for which we have determined it is in the public domain. Please note that copyright laws vary from country to country. I'm sorry, but we can't offer any additional insight or action on this matter"

De acuerdo con ellos, entonces, ese libro sí se puede comprar en EE.UU., pero NO en Costa Rica, aunque todos sabemos que hay un TLC que lo permite, además de una ley costarricense, y que TODOS los editores de este país saben que ese libro es de dominio público y que ¡es tico!, diantres.

Pero no se los digo yo, consulté a un especialista, al señor Óscar Castillo quien fue director de la Cámara del Libro, es dueño de Uruk Editores y pertenece además al organismo encargado de derechos de autor del libro en Costa Rica, cuyo nombre no recuerdo. Su respuesta fue enfática:

"En Costa Rica el dominio público era a los 50 años y en el año 2000 cambió a 70. Es decir, todas las obras que hubieran pasado al dominio público hasta el año 1999, quedan en dominio público porque el derecho privado no se recupera retroactivamente. Este es el caso de El diario de Ana Frank. Ahora bien, también hay otros casos en que alguna obra pasa al dominio público porque no existen herederos legítimos del autor. Esto había pasado, por ejemplo, con Los cuentos de mi Tía Panchita (que además una jueza los declaró de interés público equivocadamente pero nadie apeló, por lo que quedaron en el dominio público)."

El caso de "El diario de Ana Frank" lo responde don Óscar porque también le preguntamos por ese libro, que nos fue bloqueado del todo por Amazon, en una versión especial que hicimos para Kindle.

Pero eso no es todo, el grado de contradicción de Amazon adquiere ribetes realmente risibles. Imagínense ustedes, por ejemplo, que quisimos subir -aparte de la colección de libros ticos- las obras de Herman Hesse -Demian, Sidharta, El lobo estepario, Cuentos maravillosos, Narciso y Goldmundo, y Ruta interior-, pero a los ingeniosos encargados de aceptar y rechazar libros de Amazon, basándose en respuestas ambiguas y amplias como la anterior que vimos, se les ocurrió -en diferentes momentos- terminar aceptando Demian, Sidharta y Ruta Interior, pero no así Cuentos maravillosos, El lobo estepario y Narciso y Golmundo.

Otro caso ridículo: El moto, de Joaquín García Monge, un libro publicado hace 111 años, y que en Costa Rica -según Amazon-, no está disponible. Sin palabras. Ah, pero La propia y otros cuentos sí está disponible, aunque es un libro más reciente.

Y podría revelarles unas contradicciones más, como el funcionamiento de su plataforma web y sus buscadores internos, pero por ahora dejémoslo hasta aquí.

Amazon empezó vendiendo libros, luego se extendió hacia otros bienes, en la actualidad el Kindle le está generando millones de dólares en ventas, es su producto estrella y hace unas semanas anunció que ya estaba vendiendo más libros electrónicos que impresos. No obstante, a juzgar por la ineficiencia, el absurdo y la contradicción con que están actuando, incluyendo que sus informes de venta son ambiguos, imprecisos y carentes de informaciones vitales para el vendedor, el mundo del libro electrónico tiene por delante un porvenir monopólico de contradicciones e incoherencias, si esta empresa se adueña del medio.

Por eso no me extrañó cuando un editor me dijo, "con Amazon no hago nada, sus políticas monopolísticas no me agradan, ni su trato con el vendedor", refiriéndose a libros impresos. Ahora me queda claro por qué. Es claro que si siguen con ese desconocimiento y con ese personal no capacitado, los editores se le empezarán a ir, así como los autores, quienes entonces buscarán otras plataformas menos problemáticas y que además atiendan en español. En España he descubierto algunas interesantes.

Los costarricenses apenas estamos intentando vender nuestras obras de manera electrónica y podíamos pensar que el libro electrónico es una oportunidad, y ciertamente lo es, pero de esta manera la tenemos quizás más cuesta arriba. ¿Es mejor vender nuestros libros de manera electrónica en Amazon? No lo sé, por los momentos estamos experimentando apenas; pero es inevitable pensar que el futuro está ahí, o en otras plataformas de venta de libros electrónicos. Las editoriales ticas, por ejemplo, ya están pensando en abrir sus propias librerías electrónicas.


Aquí la segunda parte (continuación)

13 comentarios:

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Para ampliar, es preciso aclarar que Ana Frank, como todo el mundo sabe, murió en 1945 en los campos de Auschwiz, es decir, en 1995 la obra fue declarada de dominio público; en consecuencia, para el 2000 ya lo era: el mundo tiene en versiones impresas cientos de "Diario de Ana Frank", desde versiones reducidas, reescritas hasta versiones regionales. No hay derechos de autor por ese libro, mucho menos 66 años después de la muerte del autor, y mucho menos si consideramos que todas las editoriales del mundo así lo entienden y saben, excepto Amazon. Y cuando se los explica, en inglés o en español, oídos sordos y "copy and paste". Asunto acabado.

Rochi dijo...

Y lo triste del caso, es que es capaz que los chamacos del Call Center deben ser ticos :(

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Lo son. Uno de ellos me escribió en otra ocasión pidiendo información sobre otro tema, identificado como funcionario de KDP Amazon, es decir, analista de libros.

Algo más curioso. Les escribí EN ESPAÑOL explicándoles todo el detalle del por qué esos libros son de dominio público, del por qué y cómo funciona, pero esa fue la respuesta que recibí: ¡en inglés! Un copy and paste, que ya había recibido antes. Inconcebible.

roche dijo...

Amazón fue el que inveritió mas de su esfuerzo y dinero en la comercialización de la venta de libros por internet que le dio como resultado de su esfuerzo un amplio margen de mercado, pero esta lejos de ser monopolio, y muy lejos de no tener amenazas a su negocio

Existen otras opciones que tienen opción de Seller and Reseller ejemplos: Los libros electrónicos se pueden adquirir de distintas fuentes , , Barnes and Noble http://www.barnesandnoble.com/, Ipad Store http://www.apple.com/ipad/built-in-apps/ibooks.html, Ebay.

También puedes encontrar venta de libros enfocados a tendencias ideológicas o como ellos mismos se autodenominan la Solución Ética a Amazón http://www.shop.housmans.com/

También http://ebooks.com/
http://www.abebooks.com/
http://www.betterworldbooks.com/

Al final la mejor opción es montarse uno una página libería virtual, pagar a que desarrollen apps para ipad, android, iphone y hacer su propia promoción.

roche dijo...

Aca el program reseller de google

http://books.google.com/support/bin/topic.py?topic=9081

Guillermo Carvajal A. dijo...

A ver lei tu artículo, correcto y bien argumentado pero y ahi vienen los peros me parece que hace 8 días que debatíamos con Jorge Cornick quien obtusamente afirmaba sin mayor respaldo que el "libro físico" o el libro en "duro estaba muerto" y que el presente del libro era el libro electrónico era ya el presente y sería el futuro de la edición. A mi como me importa poco que Jorge Cornick fuera ex vice- ministro de Hacienda, porque no es mi estilo andar cortejando la clase política, le dije y esta escrito que no era como el pensaba. Mediocremente Jorge Cornicck me borró de su lista, favor que me hace no estar al lado de un personaje oscuro que se enoja porque no todos pensamos como el, y que no todos somos gringófilos y que apoyo la producción del libro, notablemente de nuevos autores. Pero en aquella ocasión sentí que te deshacías en halagos por el libro digital. Y si algo no me gusta de la gente es la incoherencia y considero que en el fondo el artículo no tiene que ver con tu idea de los es el libro solo tiene que ver con la tramitología del libro. No me gustan esos juegos de cortejar la clase política porque ellos mismo son los que tienen la cultura de este país por el suelo, sin presupuesto para las actividades vitales.

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

No, don Guillermo Carvajal Alvarado, yo no cortejé la clase política, ni siquiera sabía quién era el señor Cornick. Estuve de acuerdo con él que el libro electrónico es el futuro, es inevitable, nos guste o no, y que estas plataformas representan oportunidades de divulgación inmediata y fácil, así como con acceso a mercados nuevos. En eso estamos de acuerdo el señor Cornick y yo, aunque a mí particularmente no me guste, como a usted; sigo prefiriendo para mí el impreso, por su tacto, olor, etc.

Ahora bien, este artículo habla de las contradicciones de Amazon para Kindle, que si las corrije entonces tendríamos un mejor servicio y mejores oportunidades para los editores pequeños. Pero así como está, el porvenir es triste, porque sus políticas monopolísticas, pero además su ineficiencia, están afectando la situación con ellos. Además tienen otros problemas, que deben denunciarse, y abrirse además a otras plataformas electrónicas. Las editoriales ticas están también en camino de vender libros electrónicos...no es un problema de blanco y negro, izquierda y derecha, clase política o clase social...no soy incoherente y, si en algo lo soy, también es producto de un aprendizaje; en el que se puede corregir en el proceso del camino andado.

Ni el libro duro está muerte, ni el electrónico es toda, pero es inevitable que se imponga, aunque NO nos guste.

Óscar Castillo (Uruk Editores) dijo...

Vana esperanza tenés, Geovanny, de que Amazon corrija sus "contradicciones", porque son parte de su modelo de negocios. Kindle es precisamente una de las mayores amenazas a la diversidad cultural actualmente, porque mediante el control cerrado de su formato, pretenden ser los ÚNICOS comercializadores de sus libros y, por supuesto, pretendiendo ser los líderes (eventualmente monopolio) del mercado digital del libro.

Por eso en Uruk pensamos más en trabajar sobre otros formatos digitales, como los ePub. Ahora, entrar al mundo digital no es tan sencillo como algunos piensan. Para empezar, están esas confusiones sobre la vigencia de los derechos de autor en un país u otro, lo que no tiene nada que ver con el TLC sino con las leyes nacionales de derechos de autor y los convenios internacionales sobre la materia. En algunos países el dominio público sigue siendo a los 50 años, en otros a los 70 y en algunos incluso a los 100 años de la muerte del autor (no de la publicación de la obra). Como todas las "revoluciones", el libro digital y el comercio digital del libro digital (valga la redundancia), plantea interrogantes (y retos) respecto de la defensa del derecho de autor (pensemos en nuestros autores), respecto de las redes de distribución y el acceso en distintas áreas de nuestros países, así como en distintos sectores sociales, y la producción y circulación de diversidad cultural por medios editoriales. Seguramente hay más temas asociados, pero ya esos tres convierten este, en un tema de muy grueso calibre y sobre el que no se puede festinar.

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Es cierto, quizás yo soy un tipo de vanas esperanzas, pero lo que yo denuncio tiene que ver más bien con ineficiencia y desconocimiento en Amazon, es decir, con los problemas y limitaciones que tienen ellos para hacer las cosas bien en la comercialización de libros electrónicos. La lógica de estas empresas gringas y además transnacionales es esa, convertirse en monopolio, lo sabemos, pero si siguen actuando así se les hará más difícil.
Los epub son en los que se basan las empresas alternativas de venta de libros electrónicos en España, como www.todoebook.com, es un formato de Acrobat para lectura amplia, sin necesidad del Kindle de Amazon y que acepta muchos lectores electrónicos. Es una opción interesante y necesaria.

Óscar Castillo (Uruk Editores) dijo...

Según alguien me ha contado (no me consta), los más recientes lectores de Kindle ya pueden leer ePub y PDF. ¿Reconocimiento de una debilidad? ¿O intento de abarcar y acaparar? Veremos con el tiempo.

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Gracias Rodrigo Roche, por ampliarnos el panorama de posibilidades para libros electrónicos, sin duda muchas oportunidades para el comprador y el vendedor.

roche dijo...

Deberían entonces darle mas impulso a los textos Creative Commons como ya he dicho anteriormente

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Rodrigo, contanos mejor de qué se tratan esos textos. He visto que hay blogs que se basan en ellos, pero qué son, cómo se definen, que ventajas ofrecen...