domingo, 29 de agosto de 2010

La Feria del libro y el éxtasis

Cada año asistir a la Feria del Libro se me asemeja a todo un orgasmo librero. La emoción me invade y normalmente termino con algunos amigos escritores tomándome algunas birras en algún lado.

El sábado pasado fue la inauguración en un evento largo y cansado, contexto idea para encontrarme con amigos que aprecio muchísimo: los humanos y los libros. Estaba buscando yo un libro de Lezama Lima en la EUCR, hincado, cuando de repente estaba al frente saludándome don Leonardo Garnier, me pareció cómico en principio. Pero después recordé cómo siempre me sorprende esa posibilidad que tenemos los costarricenses de tener amistad y saludar con sinceridad a personas que se suponen nuestros antagónicos políticos. Incluso ser buen amigo de ellos. Todos saben que yo soy anti Arias y anti PLN actual, pero el Ministro de Educación reconoce mi trabajo y es una persona que conversa conmigo con toda naturalidad. Unos 700 kilómetros hacia el norte, en Honduras, eso no es posible. En Nicaragua tampoco, a pesar de la paz que tienen actualmente. En la mayoría de los países del Mundo es un hecho que eso no es posible.

Al rato estaba hablando con los escritores Alfonso Chase -Premio MAGON y también liberacionista que dio su apoyo a Laura Chinchilla-, los poco interesados en la política y sí mucho en la literatura como Guillermo Barquero y Juan Murillo (eso dicen), tanto como con don Fernando Durán Ayanegui, Santiago Porras o don Víctor de la Editorial Costa Rica. Margarita Mora de la Lehmann, Rigel Mena o don Ramón Mena de la Librería Francesa, con Cristina de la Editorial de la UCR, con tantísima gente que me llevaría rato nombrar. Lo que quiero decir con esto es que la Feria del Libro es un lugar de encuentro entrañable para mí, la emoción me sobrepasa tanto que hasta las miradas suspicaces que me hacen algunos me pasan desapercibidas. Podría irme a pasar tardes enteras ahí.

Algunas editoriales y librerías nunca innovan, todos los años ofrecen lo mismo, las mismas promociones y los eventos similares. Este año Uruk participa con una amplia colección, Cuba y Venezuela traen cosas interesantes. Estuve tres horas hurgando en anaqueles, uno tras otras, pero mi cansancio me venció, y aún así no terminé de observar todos los puestos. No se puede, quizás en dos tardes completas alguien pueda hacerlo con el detenimiento que se merece.

Quizás nos encontremos en la Feria, quizás pueda recomendarle unos cuantos libros que vi y que valen la pena en su relación dinero/calidad. Acérquese a los libros y aproveche. Quizás para usted no sean un éxtasis como para mí, pero al menos tenga presente que sí encontrará en ellos un buen disfrute. Que viva la Feria del Libro, que viva mucho tiempo.

Y eso no es nada, apenas termina la FIL de la Aduana empieza la de la Independencia que organiza la Editorial Costa Rica y fue una idea que tuvimos don Víctor Muñoz y este servidor hace como 3 años. Me tocó organizar la primera, después como premio a mi gran trabajo, me despidieron de la Editorial. Ironías de la vida, ya todo lo habían confabulado algunos mediocres que no valen la pena ni voy a mencionar.

Las Ferias son una gran oportunidad y quizás la solución más viable que he visto para que las editoriales nacionales saquen sus libros de las bodegas. En diciembre realizaban la de Navidad y no he vuelto a ver que la Cámara la realice. Igualmente las ferias regionales se han perdido. Como dijo don Manuel Obregón en una entrevista que le hice hace unos meses, es en la periferia donde hay más ansiedad y demanda de productos culturales. Si los llevamos a ellos, los obtendrán. Es necesario que la Cámara del Libro realice un eficiente Plan Nacional de Ferias.

Las Ferias del Libro son un encuentro con los libros, con la gente, con la palabra, la forma más eficiente de dinamizar el mercado librero nacional. Los veo en las Ferias, los veo en los libros...

11 comentarios:

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

La Feria del Libro estará hasta el próximo domingo 5 de setiembre, en horario de 9 am a 9 pm en la Aduana. Cuéntenme cómo les fue...

Marcial C dijo...

Un placer, el sentimiento hacia los libros es compartido, yo también me emociono :)

Mae moto (en Twitter) dijo...

En lo personal no me gustan los libros, me gusta interactuar y por eso leo blogs y foros de Internet.
Me he leído como 30 libros de informática, mi profesión, pero no hay interacción, me sirve más el internet

Wílliam Venegas dijo...

Es la feria de la palabra:

"SIN LA PALABRA NO HABRÍA HISTORIA NI TAMPOCO AMOR; SERÍAMOS COMO EL RESTO DE LOS ANIMALES, MERA PERPETUACIÓN Y MERA SEXUALIDAD. EL HABLA NOS UNE COMO PAREJAS, COMO SOCIEDADES, COMO PUEBLO. HABLAMOS PORQUE SOMOS, PERO SOMOS PORQUE HABLAMOS". Julio Cortázar

Adrián Cárdenas dijo...

Me siento feliz,porque vi a la gente compartir y libros muy valiosos a precio bajo.

Lucía Vindas dijo...

El orgasmo librero más esperado para mí también si duda, hoy me daré una vuelta por allá...

Wílliam Venegas dijo...

Debrús
ya veo que usted se deja impresionar por las sonrisas, sobre todo por las peores, las que son dagas por la espalda, la de los político convertidos en ministrillos de educaciones, sobrevalorados adrede por la prensa burguesa, traidores de sus principios de juventud, impulsadores de telecés y del menoscabo presupuestario a las universidades que ayer defendían, lobos neoliberales con piel de ovejas y sonrisas falsamente progres. Ya va dos períodos de ministrillo por su servicio servicial a los Arias, ¿qué, usted pensaba otra cosa?

Wílliam Venegas dijo...

FE DE ERRATAS
*las de los políticos...
*Ya van dos períodos...

Wílliam Venegas dijo...

Las ferias de libros, hoy, son un rincón nostálgico del pasado, como el canto gregoriano en un concierto de rock, como las pinturas rupestres ante una película animada por computadora. Por eso, quienes leemos somos, aún, románticos como los del siglo XIX.

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Don Willian, yo no soy tan escéptico ni tan ingenuo tampoco. En realidad hay pocas, muy pocas, personas a quienes creerles en la actualidad, tanto de derecha como de izquierda, tanto del PLN como del PUSC, ML o incluso el PAC, tanto de los viejos como de los jóvenes.

Siempre daré el beneficio de la duda hasta que me demuestren lo contrario. No es adulación, es pensar con optimismo, a pesar de la mayoría de mugre que tenemos. Es tener fe, y eso no se puede explicar.

Pensar que todo lo pasado fue mejor no me parece justo, ni lo más acertado, eso implicaría perder esperanza y fe en el presente y el futuro. La Feria del Libro de este año pudo ser mucho mejor, pero la que hay es bastante buena. Leer puede ser algo romántico, pero un día de estos vi un niño en un bus, de pie, que no despegaba los ojos de un libro grande, grande. Mientras pueda seguir viendo eso seguiré siendo romántico y quizás idealista. Pero me encanta tener los pies en la tierra también, por eso no me las creo todas cuando son negras o blancas.

Un abrazo.

Casandra, hija de Príamo dijo...

Esta noticia desborda mi propia capacidad anunciativa del futuro

http://www.telesurtv.net/solotexto/nota/index.php?ckl=77910-NN

El Gobierno de Israel dispuso la expulsión de unos 400 niños hijos de inmigrantes que se encuentran en el país una vez culminen las fiestas de celebración del Año Nuevo judío que comienza el miércoles. La razón esgrimida por Israel: "esos niños no son judíos".
El ministro del Interior israelí y líder del ultrarreligioso partido Shas, Eli Yishai, fue el promotor principal de la controversial medida al considerar que la presencia de esos niños es un "fenómeno que amenaza la totalidad de la empresa sionista".
La arbitraria disposición fue aprobada en agosto pasado por el gabinete del premier Benjamín Netanyahu y que en un principio afectaba a mil 200 hijos de trabajadores extranjeros no judíos, procedentes en su mayoría de Filipinas, Tailandia y países de África como Sudán o Egipto.

Perdone
pero es que su blog es más leído que el mío y ya en el mío hice comentario.