domingo, 20 de junio de 2010

Libros de lectura, educación, literatura y ensambles confusos...

La polémica por los cambios en los libros de lectura me encuentran con una realidad diversa que no todos han querido o podido ver. Sí, no solo se trata de los títulos de los libros que se incluyen como "sugeridos", sino que el problema de la lectura es mucho más serio y necesita que miremos mejor el panorama.

El Consejo Superior de Educación, no el MEP y no necesariamente don Leonardo Garnier, decidió hacer cambios drásticos, de eso no hay duda. Pero cada uno con su lupa: mientras el derechista medio La Nación resalta que los "Estudiantes de quinto año ya no deberán leer el Quijote", el diario digital de izquierda ElPaís.cr se enfoca en la eliminación de Mamita Yunai de las lecturas.

El tema con "Mamita Yunai" es que la realidad que enfoca no ha cambiado mucho en los grandes plantíos del Caribe costarricense, aunque nos hagamos de la vista gorda siempre, de manera conveniente. En cambio, cuando hablamos de "El Quijote" estamos de frente a muchas vacas sagradas (como Julio Rodríguez) que resienten una realidad inexpugnable: el estudiantes actual no lee, mucho menos un texto con la variación lingüística de un texto del "Siglo de Oro Español". Igualmente, diga lo que diga un libro, sea cual sea su mensaje ideológico, el problema de la lectura no se arregla ni un poquito con solo cambiar libros.

Se requiere, lo he dicho mucho, una reforma inteligente y eficaz tanto a nivel curricular como en las bases teórico-metodológicas de la enseñanza, de ese manoseado proceso enseñanza-aprendizaje. Y no hablo en chino, es sencillo en realidad, se trata de modificar los programas y los presupuestos del cómo enseñamos a los estudiantes en la actualidad. Por ejemplo, reforzar la lectura es beneficioso para TODOS los aprendizajes y en eso estamos fatal. Incluso me arriesgo a decir que debe haber una materia llamada LECTURA comprensiva.

Asimismo, otras como LÓGICA y RAZONAMIENTO crítico, ambas acompañadas de una también fuerte denominada VALORES. "Asignaturas" que pueden enseñar herramientas para el aprendizaje, más que el aprendizaje mismo. Un joven que tiene afición por la lectura SABRÁ MAS cada día, y aprenderá mucho más, que cualquier otro, en todas las materias. Y si tiene pensamiento lógico y crítico, podrá aún más, desenvolverse en cualquier área del conocimiento humano. Una reforma curricular es vital en estos momentos, pero acompañada de un programa eficaz y cierto de capacitación docente, que entusiasme primero a los mal formados profes que tenemos, sin duda ellos lo harán con los estudiantes.

La lectura es el ejercicio mental más útil y entretenido que existe, el estudiante, el padre y los docentes deben comprender que la lectura no es solo para aprender cosas y memorizarlas, sino para acceder al conocimiento en cualquier momento de la vida. Esta actitud, este valor, debe "introyectarse", introducirse en el colectivo de valores educativos.

Si me preguntan que "Mamita Yunai" debe estar en la lista, sin duda así lo creo, pero si me pregunta por "El Quijote" pues la verdad no lo creo. Este segundo libro es una obra que debe descubrir un universitario, leerse quizás en Humanidades de las universidades que las tienen, que tenga la madurez intelectual para darse cuenta que lee algo de hace siglos, y en un idioma y en un contexto disímiles al nuestro.

Pero no nos rasguemos las vestiduras por ello, porque el problema es más de fondo, o quizás más sencillo: si tenemos más jóvenes aficionados a leer, entonces en verdad leerán Mamita Yunai (y cientos más), porque ahora NO LO ESTÁN HACIENDO. Es una gran ficción pensar que los muchachos se llevan el libro y lo leen. Medio leen resúmenes y en la mayoría de casos ni eso, solo memorizan el autor, los personajes principales, el argumento (trama), los espacios, el tiempo y datos que olvidarán al día siguiente. Solo lo hacen unos pocos, contados, cuyas familias los incentivaron o tuvieron la curiosidad natural, porque en la secundaria más bien son ahuyentados de la lectura. Triste, pero real.

Las lecturas obligatorias, ahora sugeridas, solo benefician a las editoriales que los publican y, un poco, a los autores que las escriben. Nada más. Todo esto lo digo a raíz de casi 15 años de experiencia docente en colegios privados y públicos, pésimos, malos y buenos, así como escritor, amante de los libros y la literatura, e incluso como promotor cultural.

La educación debe ser más realista, crítica, lógica y estética, menos al estilo de don Frutos (Mi madrina, ¿recuerdan?), "la letra entra con sangre dentro". El conocimiento solo es una cosa: disfrute para toda la vida.

13 comentarios:

Rainheart dijo...

No podría estar más de acuerdo, a donde habríamos llegado ya como país y como sociedad si desde el colegio, e incluso desde la misma escuela se incentivará la lectura con un enfoque hacia el razonamiento y no hacia la memorización? Enseñar a pensar en lugar de simplemente aprenderse fechas y nombres

wílliam venegas dijo...

Lo de Mamita Yunai está claro por dónde va la procesión. ¿Eliminar el libro más importante de la literatura costarrincense, el más traducido, de un benemérito de las letras nacionales? Por favor.
El tema no es fácil, pero siento, por los libros que ahora hay que leer, que se trata de poner "literatura" fácil a los estudiantes, algo así como que lean algo más entretenido y mediocre, con tal de que lean.

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

El caso de Mamita Yunai es muy particular. En el libro recomendado de Twitter, una iniciativa de don Leonardo, curiosamente el libro costarricense más recomendado, es decir, más veces mencionado como recomendación en esa red social es, sí, Mamita Yunai de CALUFA. Aquí una nota sobre este hecho:

http://www.culturacr.net/10/06/l20librorecomendadocumpleseismeses.html

Asimismo, encontré hoy en Facebook una nota de un amigo (Mauricio Roverssi), del Diario La Prensa de España, en la que su autora coincide bastante con mis apreciaciones. Parece que el tema es muy parecido allá y aquí. Por cierto que la autora coincide con mi pensar sobre el "Quijote".

Esta es la nota del Diario La Prensa: http://www.elpais.com/articulo/portada/convertir/Quijote/ladrillo/elpepusoceps/20100502elpepspor_17/Tes

Incluso si fuera recomendar libros fáciles de leer, nuestra literatura tiene bastantes. Insisto en la idea de que es necesario reconceptualizar, hacer más práctico y real, el currículo educativo y los métodos de enseñanza. Tengo tantas ideas...

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Corrección: el diario se llama El País, no la Prensa.

wílliam venegas dijo...

Murió el portugués José Saramago en España. Luego el mexicano Carlos Monsiváis en México. Es posible –como lo ha escrito el uruguayo Eduardo Galeano– que ellos sean de los perdedores de siempre... ver más en mi blog y,
por favor,
deja la huella de tu blog como homenaje póstumo.

http://lahuelladelojo.blogspot.com/

Mae Moto dijo...

Muy bueno Geo, la verdad es que el problema está en el sistema, aquí le comparto mi visión del problema:

Crisis Educativa

En Facebook no he podido poner el link. Yo creo que Mamita Yunai es importante, pero más importante ver la realidad de hoy. El Quijote que lo lea el que quiera, pero no debe ser obligatorio.

† AjChZ19 † dijo...

Desde que escuche la noticia de que habían eliminado Cocorí, una obra que sin duda alguna marco la infancia de muchos (incluyéndome), he perdido la fe en las buenas decisiones que pueda tomar el Ministerio.

Yo siempre, desde que estaba en el colegio (digamos desde sétimo), critique el hecho de que tuviese que leer obligatoriamente un libro como "El Quijote", con el argumento de que el libro no era de un autor costarricense y que, a mi parecer, acá en el país hay excelentes escritores y obras muy buenas. Luego, con el paso del tiempo, y después de entrar a la universidad, estudié más a fondo esta obra literaria y comprendí así su importancia. Ahora bien, un libro el cual es muy criticado entre los estudiantes por tener un español antiguo y a su vez un poco más culto que el usado en la actualidad hace que los lectores (generalizando) pierdan el interés rápidamente, a menos que ellos deseen leer el libro, lo cual en su mayoría es falso... Me atrevo a decir que el 85% de los estudiantes no desean o deseaban leer "El Quijote." Me gustaría hacer mención a lo siguiente (con lo cual estoy completamente de acuerdo): "Este segundo libro es una obra que debe descubrir un universitario, leerse quizás en Humanidades de las universidades que las tienen, que tenga la madurez intelectual para darse cuenta que lee algo de hace siglos, y en un idioma y en un contexto disímiles al nuestro."

Ya antes mencioné que la literatura costarricense cuenta con obras excelentes, de escritores increíblemente talentosos; pero ¡lastimosamente muchos preferimos lo importado a lo nacional! En el caso de la exclusión de "Mamita Yunai" de la lista de libros, ¡me parece un completo atropello tanto a su autor (que en paz descanse), así como a la literatura costarricense!

PD: mi teclado esta en ingles, disculpen las faltas ortográficas.

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Clamor popular devuelve Mamita Yunai a las listas del MEP:

http://www.culturacr.net/10/06/l21vuelvemamitayunaialaslistasdelmep.html

Es de hacer notar que el "Quijote" nunca fue excluido de las listas, sino solamente su segunda parte.

Todos los comentarios de ustedes muy valiosos sin duda, muchas gracias por sus aportes.

En el enlace que les paso, recién informamos que el Consejo Superior de Educación decidió echar marcha atrás con la decisión de quitar "Mamita Yunai", por la presión popular. Estas cosas entusiasman, de alguna manera podemos defender nuestros idearios.

Asimismo, don Leonardo Garnier confirma que estos cambios son solo una parte de un plan mayor por incentivar la lectura. Ojalá así sea y tenga mucho éxito, solo yo sé lo que deseo que algo así funcione y sé que tendrá gran poder en el mejoramiento de la educación y el desarrollo del país.

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

También quiero coincidir con AJCH acerca de la calidad de nuestros escritores y sus comentarios sobre Cocorí, yo también la disfruté muchísimo.

Adri/Acer/Tapada dijo...

Para mí hay dos cosas que me han molestado mucho sobre este tema:
1- Que la razón que dieron las autoridades del MEP por el cambio de lecturas fue porque "los jóvenes ya no leen, entonces aunque se le ponga Cocorí, ni van a leer" algo así fue lo que dijeron. O sea, que ni siquiera se preocupan por promover la lectura. ¿Pero en qué país vivimos? QUÉ VERGUENZA que digan eso.
2- Que ahora la gente reniega y hace grupos de facebook por absolutamente todo. Claro que yo no estuve en pro del cambio de lecturas, pero me parece que debe de haber espacio para el cambio. Claro que Mamima Yunai sigue siendo un ícono de la literatura del país. Pero, ¿Porqué no poner entonces a leer Cocorí a los estudiantes de secundaria? Un libro tan simple, que los haga pensar de manera crítica, que ellos mismos hagan el análisis (no que se los de el profesor), que de una frase saquen 20 conclusiones.
A mí me da miedo que ahora, por todo se reclama, pero nada se hace. Obviamente, de alguna manera, funcionó todo el berreo que se hizo sobre el tema de las lecturas, pero me parece que hay que educar a la gente para que critique con una base... porque hay un montón de arreados que se van con la corriente, sin saber exactamente por qué están "peleando"

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Adri, creo que tenés razón con tus temores. Para cualquier cosa se hace grupo, pero creo que igual siempre depende de la verdadera importancia que le den los medios a esos grupos.

Creo que en el MEP no supieron explicar bien las razones, o fueron tergiversadas posteriormente, porque ya vimos que la misma Nación se equivocó con lo del Quijote.

Gracias a todos por compartir sus opiniones en este tema y leer el texto.

Gustavo Adolfo dijo...

Gracias Geova. Muy interesante. Me agrada que tu perspectiva es desde el proceso de enseñanza-aprendizaje y trasciende el nivel político. Concuerdo con vos que la lectura no sólo tiene impacto en sí misma, encerrada en "literatura", sino que alcanza áreas como la comprensión, el razonamiento lógico e incluso el pensamiento crítico, sólo para mencionar algunos. Conocer el impacto de los cambios recientes en la propuesta de lecturas, me parece que es algo arriesgado, pero sí que debe estudiarse a la luz del tipo de ser humano que se está formando y tendremos de aquí a 25 años. Es muy triste llegar a impartir clases de maestría, por ejemplo, y encontrarte que hay problemas de lectura, en sentido amplio. Soy de una generación a la que le enseñaron amor por la lectura y presentaron formalmente a Calufa, a través de los ojos de un niño llamado Marcos, cuando llegué al colegio. Sin embargo, creo que mucho depende también del docente, pues a Calufa ya le había conocido antes de llegar al colegio, gracias a la niña Marielos Cantillo, mi maestra de cuarto a sexto grado, quien me motivó a leer todo cuanto quisiera. Desde sexto grado ya le tomaba prestados libros a mi hermano mayor, y había leído La niña de la guitarra de las concha de colores, Barreteros y Mamita Yunai. Para cuando leí las aventuras de Marcos Ramírez, lo único que hice fue comprender y disfrutar aún más, las historias que había leído tiempo atrás.

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Sí Tavo, tenés razón, pero lo ves desde tu perspectiva. Eso me da alas para algo interesante: recargar el tema.

Voy a escribir otro post relacionado a este con una perspectiva diferente. Gracias por el insumo.