martes, 16 de febrero de 2010

POEMA: Capmany desechó la palabra perenne

Hurgando entre los poemas escritos en el 2009 me encontré esta "joyita", entre erótica y satírica, al estilo y desde la inspiración del rockero tico.

Quizás el poema no tenga mucho futuro en un concurso literario o en un libro exigente, pero igual lo podemos compartir y gozar, yo lo hice al releerlo después de varios meses. Ahí se los dejo a ver qué perciben, la poesía no es tan difícil, es como el Twitter, solo que con mucha sugerencia y fineza lingüística, es un arte muy purista. Leer poesía nos permite afinar la mira para enfocar bien lo que nos rodea. Lo reto a que me deje su percepción:

Capmany desechó la palabra perenne

Capmany desechó la palabra perenne.
El cabrón supo que todo era
el olor de tu champú.
O quizás un vacuo estilo de blusa
una mueca sin aire
que fingir,
una falda con el pliegue preciso,
el sostén de copas
o un simple listón
sobre el bulevar de la Avenida Central
que te lleva a cualquier parte.

Quizás la danza de unos glúteos
idénticos,
la forma de detenerse frente al semáforo
o el leve e inefable instante
en que cruzas la pierna
debajo de una falda
que se deja.
Quizás las estelas de energía que desprende
tu cabello
al perder de vista la multitud.

Pero no eres tú, solo pequeños espejos
de lo que fuiste
en mi posgrado
sobre el modo que tenías para ser única.

No eres tú,
solo pedazos caminando
una a una en hologramas,
con todas ellas
por la Avenida Central de mi ayer.

No eres tú,
solo mi permanente manera de reconciliarme
contigo,
en tus variados nombres,
en la pintura completa
que ya no serás.

7 comentarios:

ladiferente dijo...

Gracias por compartirmelo. Voy a leerlo más noche porque se me complica leer poesía a esta hora, con hambre y apresurada, entonces pongo mis impresiones. :)

Saludos!

ladiferente dijo...

Atte @sistolediastole

arqruiz dijo...

Interesante interpretacion de concepto idealizado y comparado con lo real. Sin complicaciones y "personalmente explicito". Me gusta.

Fárragos de Costa Rica dijo...

Nunca ella fué.
Nunca fue ella.
Era su neurósis hipodérmica
el disco rayado de las exigencias implicitas de lo que debía ser "su" hombre según su mamá.
Y entre tanto,
Buenas polvos se perdieron,
buenas parejas se fueron
Porque no eran lo que tu mamá quiso para vos...
Nunca ella fué,
Nunca fue ella,
pero su madre vivió por su cuerpo como una reencarnación intrusa.

Ahora ya, ¿para qué? Ella nunca fue, nunca fue ella.

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Gracias amigos, por sus comentarios. Y por compartir también sus versos.

FRANK RUFFINO dijo...

Debrús:

Me pareció un buen texto que podrías echar a boxear con algunos poemas, incluso, con uno o dos poemarios ticos que han competido en España, y no sé cómo, han ganado prestigiosos certámenes y buena monis. Este texto no pegaría golpes bajos (en contubernio con jurados golfos, gorrones descarapelados), iría de una vez a la quijada y con un solo mazazo noquearía apenas al inicio del primer asalto.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

Debrús dijo...

Frank, muy agradecido, es quizás el comentario más positivo que he leído de otro poeta tico. Un aliciente sin duda.