jueves, 9 de diciembre de 2010

5 años jugando a la cultura

Cuando era niño jugábamos casita, a la pulpería, a los choferes, a la escondida, más grande los juegos -nos dijeron- deben dejarse atrás y empezar a no jugar y asumir la adultez, a ser maduros y afrontar responsabilidades. Es la lógica elemental de la enseñanza tradicional, de acuerdo con los roles dados de generación en generación, a los seres humanos; a las mujeres y a los hombres por aparte.

Una vez, cuando me sentí solo y aislado por mí mismo de aquel mundo de funciones que no me atraían, decidí entonces jugar al bibliotecario y empecé mi primera biblioteca personal. Me apasioné por los libros, me entregué al arte y la literatura, aluciné con todas las formas de expresión cultural que fui conociendo, y hasta este momento nunca dejé de jugar; aunque me repliquen y me repliquen, aunque mi madre nunca pueda verme de otra manera (como ella hubiera deseado), aunque mis parejas se desilusionen porque piensan que ser culto es sinónimo de ser rico.

Desde hace 37 años, cuando nací, estoy jugando a la cultura, pero fue hace 5 años, cuando me decidí -paradójicamente en un pésimo momento de mi vida- a crear un medio de promoción y difusión del arte y la cultura. Y entonces empecé a jugar en serio.

No obstante, recientemente había pasado por 3 años como promotor cultural de la Editorial Costa Rica donde, insistiré hasta siempre, fui echado por la mediocridad de algunos que se asustaron ante el buen trabajo. Salí triste porque, desde mis primeras andanzas en los libros, me enamoré de la labor de la Editorial Costa Rica y fueron de ella los primeros libros que leí.

CulturaCR.NET nació hace 5 años, y desde el principio nació con dos criterios o columnas: diversidad e independencia. Al principio fue marcadamente literaria, pero luego empezó a tener contacto con las otras manifestaciones como las artes plásticas (que con la literatura han sido históricamente discriminadas en el aporte estatal, la cobertura de prensa y preferencia de las masas), para pasar a la danza, el teatro, el folclore, las artes visuales, escénicas y todas aquellas que completan el panorama cultural.

Empezó como una revista cultural, pero pronto (unos dos años después) ya estaba haciendo noticias culturales y se convertía en un medio más actualizado y dinámico, que iba incluyendo videos, fotografías, galería de artes plásticas, coberturas de eventos, reportajes y entrevistas a personajes de la cultura. Recuerdo que la división clásica que tuve durante años fue de revista, noticias y galería de arte; luego fui incluyendo otras secciones como videos, entrevistas, directorio de sitios culturales, encuestas y versos de la semana.

Hoy CulturaCR.NET (que originalmente fue .com) es más un noticiario cultural, de actualización diaria de noticias, que además tiene secciones específicas estilo revista. En la portada y en lo más reciente de la columna derecha hay una lista de lo último en el acontecer cultural de Costa Rica. En esa misma columna ponemos videos de importancia cultural normalmente y anunciantes que nos apoyan. En la columna de la izquierda están los íconos con enlace a las secciones de la revista: crítica literaria, crítica de teatro de Wílliam Venegas, videos, música costarricense (donde se puede escuchar música tica e hispanoamericana), series especiales como la de "Un lente costarricense enfocando al mundo"(fotoreportajes) de Michelle J. Wong y la de "Señales de humo" (entrevista a poetas hispanoamericanos) por David Cruz, así como sección de encuestas, galería virtual de arte, directorio de salas de teatro costarricense, entrevistas de cultura y nuestro más reciente proyecto: la Librería Virtual Macondo, donde ofrecemos en venta los más actuales y recomendados libros nacionales.

Para hacer una historia de este proyecto ocuparía más páginas de las que me presta un blog, pero recuerdo con gratitud algunos éxitos: Kiloarte con la artista Sila Chanto; los talleres literarios que tienen más de 4 años de funcionamiento; los 6 Culturazos que llevamos realizados, eventos que hacemos en "El lobo estepario"; el volumen 1 de "Las palabras en la encrucijada" edición antológica de la obra de los participantes del taller de Escritura Creativa; las causas justas que hemos enfrentado con altos costos; algunas apariciones del proyecto en otros medios; pero sobre todo el éxito de contar con lectores siempre, el estímulo diario para continuar.

En Costa Rica hay una inmensa oferta de productos artísticos, literarios y culturales pero una notable y creciente falta de demanda de ellos. CulturaCR nace con la idea de colaborar en la adecuada difusión y promoción de esa gran oferta cultural, sobre todo en su diversidad, sin filtros o criterios estatales, comerciales, estéticos o personales, sino más bien criterios de diversidad, oportunidad y posibilidad.

Hemos sobrevivido por algunas colaboraciones, quizás deba decir: he sobrevivido, porque he perseverado, porque hay gente aún en el país que aprecia y colabora con estos proyectos culturales. Donaciones valiosas de esas personas, talleres y auspicios me permiten mantener en pie el proyecto, que no pocas veces ha estado al borde del precipicio. La primera vez fue cuando perdí el dominio "culturacr.com" por descuido, luego cuando no pude pagar el hospedaje y estuve como dos semanas sin poder actualizar, una mala alianza con Navegalo.com puso al sitio de nuevo en el panorama, pero fue jackeado con un virus y tuve que desligarlo de la plataforma de ese sitio. Desde ese entonces, en otro servidor, nunca más hubo problemas. La tercera vez fue a mediados de este año, cuando nos desilusionamos al ver que otros recibían millones por ser políticamente correctos, y nosotros seguíamos muy mal. Pero eso reforzó el criterio de seguir trabajando como una alternativa independiente, como una necesidad en el medio, que no sea complaciente con lo malo y se haga de la vista gorda a cambio de contratos millonarios. Son los valores que escogimos y seguiremos.

En esta realidad actual nos encontramos ahora, jugando aún, y me refiero a jugando en un solo sentido: en esa posibilidad que tenemos los seres humanos para volver a sentir esa emoción de niños cuando hacíamos algo; esa emoción de hacer lo que se ama, lo que nos permite decir que estamos vivos, aunque sin un peso en la bolsa. Quizás para los niños que somos el dinero nunca será importante.

Cinco años después del inicio de CulturaCR, hoy puedo sentirme exhausto y satisfecho, esperando quizás un empujón para otros cinco años más.

CulturaCR apenas empieza, tengo tantos proyectos en mente, tantas ideas, que no puedo más que pensar que apenas estoy en lo mejor de la infancia.

El pasado miércoles 8 de diciembre celebramos estos 5 años en El lobo estepario, en una fiesta a lleno total, donde pudimos recordar y celebrar qué hacemos y por qué estamos aquí jugando a la cultura: porque queremos hacer y vivir lo que nos hace felices.

6 comentarios:

Germán Hernández dijo...

Me da mucho gusto saber que han pasado 5 años y sigues siendo el mismo terco de siempre.

Me alegra constatar por mi mismo que tu espacio ha sido amplio para todo el que ha querido colaborar...

Espero que sigas adelante en tu proyecto...

Felicitaciones!!!!

Saludos.

Asterión dijo...

Felicidades por esos cinco años. Sabés que siempre he rescatado esa labor vital que realizás.

Saludos

http://abebedorespgondufo.blogs.sapo.pt/ dijo...

Me gusta tu blog.

Byron Espinoza dijo...

Felicidades por estos primeros cinco años.

Comparto con Gustavo lo de labor vital y con Germán el gusto de saber que seguís siendo el mismo terco de siempre.

He recibido tu apoyo a lo largo de estos cinco años e incluso desde que estabas en ECR. Muchísimas y gracias y seguir dándole, que el amado juego de El Arte, es INFINITO.

Lucía Vindas dijo...

Gracias a este proyecto he crecido como poeta y como persona, por eso te deseo muchos éxitos y si estuviera a mi alcance sabes que te ayudaría en lo posible, de momento mi apoyo es a la distancia, esperando el siguiente culturazo...

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

No puedo más que agradecer, me llama la atención la terquedad, ¿será esa mi condena? En todo caso yo prefiero verlo como perseverancia. Y seguiremos apoyando lo posible, a todos quienes lleguen a tocar las puertas, tarde o temprano.