miércoles, 26 de noviembre de 2008

Gina (poema)

GINA
Sostuve sus ojos alucinados
en el libro suspensivo
del amor para mañana
Palpé su vagina sediciosa
derritiéndose
en una lluvia de transparencias
que vienen desde la calle
acercándose
fingiéndose estar desvestida
en los labios de mi piel.
La dejé dormir
en el libro suspensivo
del amor para mañana.
Ansié pintar sus pezones de tierra
con mis rosados
en la lengua extensa
que se propone verbo
de relieves nuestros como el abrazo
que se despierta aborigen
en el fonema del alma que es la piel*.
Y se levantó entregada
en el libro suspensivo
del amor para cualquier día.
II
Me palpé femenino en sus reproches
de un mestizaje volcánico,
lleno de papeles en espera.
Y se dejó caer entregada
en su malinche sin culpa ni remordimiento
porque no hay Malinche solo odio.
Y el libro suspensivo se gastó
de fronteras y etnias
cuando sus ojos volvieron al barro
que restregaba con mis dedos.
Y otra vez se dejó como Biriteca
en la arcilla de la verdad que permanece
y no se gasta
ni siquiera en los colores
ni las pertenencias que se inventaron
los cobardes sin aire ni agua.
Y se quedó entregada
solo para hacerme saber
lo que nunca podré.
III
Tiene el nombre perfecto
para desparramar el sueño,
una ancha miseria de soberbias
y la savia que se fuma en el diverso manglar
que siempre nos oculta.
Y palpó discurriendo
el pelaje de la rabia que contengo
que no sabe decirse ni callar,
que la llena de torrentes de lava
aunque suene a postales de mentira.
Y pinté sus pezones de tierra
en el justo momento en que ella
se hizo iguana
transversal del tronco mío
que estuvo entregado desde el principio.
IV
Bartolomé de las Casas sin sotana
henchido de Garabeet
armado de sábila tan pero tan verde
tan púlpito de barro en la ribera
tan elíxir
sostenido en el brazo del palenque.
Tan envidioso de mí,
ahora que puede reencarnarse en mí
y tocarla.
Y yo tan envidioso
de su entrega
aunque sea para mí.

4 comentarios:

©hannibal dijo...

Don Geovanny sus poesías van mezclados con erotismo, realidad, fantasía y palabras esclavizadas.

Si me invita seguiré pasando.

Saludos
Hannibal

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Está usted siempre invitado. Gracias por sus palabras. Y lo espero de vuelta.

Gina... dijo...

Gracias POETA !!!

Gina... dijo...

como te dije es demasiado palpable, despierta la imaginación .. lo comparo con cúmulo de caricias eróticas.